La familia santiagueña que dejó todo para volver al pago


1
1 point

Paola Yost y Raúl Collado se conocieron porque sus caminos tenían un mismo destino: Buenos Aires. Ella, de Selva, se desempeñaba como enfermera en el Hospital Italiano. Él, de Santiago Capital, laburaba de chef en “los lugares que encontraba”. Poco tiempo después, ya eran una pareja santiagueña en la gran ciudad. Si bien no la pasaban mal económicamente, el deseo de volver al pago siempre estaba. Pero faltaba algo que los sostenga.

cerveceria artesanal del barco santiago del estero

Estamos en su actual fábrica de cerveza en el Barrio Los Inmigrantes, acechados por el calor de las ollas, el vapor del agua y las complejas mezclas.  Raúl mira hacia arriba, como añorando algo, y nos cuenta que todo empezó por unas vacaciones en Bariloche. “Con Pao habíamos viajado y habíamos probado unas cervezas de allá, así que hemos pensado que era una buena opción” cuenta. “Un día, hablando de qué podíamos hacer, se me prende la lamparita y me acuerdo de eso. Hemos hecho un par de pruebas en el departamento de allá (Buenos Aires) y nos hemos mandado“.

La idea estaba. Las ganas sobraban. Los recursos era lo único que faltaba. Así, con lo que les quedaba de plata, compraron el equipamiento profesional y, sin perder tiempo, al otro día ya estaban trayéndolos a Santiago. Alquilaron el primer local, en la calle La Plata y arrancaron cuanto antes, sin lugar para las pérdidas. “Un sucuchito” dice Raúl. Él cocinaba atrás y ella levantaba y servía los pedidos adelante. La demanda crecía sin parar y el sucuchito iba quedando corto.

cerveceria artesanal del barco santiago del estero

Si bien son sólo dos personas los que hacen la cerveza, en las paredes de la pequeña cocina hay carteles que indican normas, como si fuera un lugar gigante y lleno de empleados: “LAVARSE LAS MANOS”, “USAR GUANTES”, “SALIDA DE EMERGENCIA”, “BOTIQUÍN”. “Es por una cuestión de reglamento de bromatologia” nos cuenta Martín Yost, hermano de Paola. Con sólo 19 años acompaña a Raúl a fabricar, y es el tirador estrella en el bar actual. Ambos se esfuerzan en explicarnos mil veces el procedimiento de la fabricación, pero nosotros entendemos poco y nada. Agregan algo a una olla, anotan en un cuaderno la hora, cronometran, prenden el fuego, conectan dos ollas, mezclan, vuelven a anotar, prueban y así sucesivamente desde las 9 de la mañana hasta las 7 de la tarde. 

“Primero la Pao iba a comprar las cosas a pata, después en bici, después ya hemos tenido que comprar una moto… si vieras como llevaba las bolsas a los costados, y ahora ya tenemos un auto y está quedando chico, hace falta una camioneta” dice Raúl, sintetizando en esa línea cronológica de vehículos la historia y la esencia de su emprendimiento. Es que la demanda y la aceptación de su cerveza santiagueña fue siempre creciendo. Tanto que tuvieron que mudarse con menos de un año al local actual, en la calle Buenos Aires.

cerveceria artesanal del barco santiago del estero

 

Martín lo cuenta desde su punto de vista: “Yo tenía mi novia y mis amigos en Selva y pensaba quedarme allá, hasta que la Pao me manda un mensaje diciéndome que si no iba a venir a trabajar le confirme así busque a otra persona. A la semana siguiente ya estaba aquí instalado y dormía en esta piecita” relata y nos señala su antigua habitación, mientras comemos unos sándwiches de fiambre y nos invitan su propia cerveza, en su propia mesa. Raúl agrega: “Lo hemos llevado a Bariloche y cuando íbamos a tomar algo, él se sentaba y veía cómo servían allá y aprendía“. Después repasan anécdotas de ese Encuentro de Cerveceros que quedarán para otra nota.

La cerveza es riquísima. La oferta gastronómica es de las mejores en la ciudad. Pero sin dudas, lo más llamativo es la esencia: la familia. Tanto es así, que uno de los hermanos de Raúl hizo el logo y el otro armó la playlist musical para ambientar. Lore y Martín, los hermanos de Pao, llevan el día a día en la atención al público. Un amigo de la casa es mozo y otros dos amigos más están en la cocina, donde Raúl  está presente siempre, claro.

cerveceria artesanal del barco santiago del estero

Me han ofrecido invertir muchas veces… pero yo siempre le digo a la Pao que tenemos que ser independientes“, comenta firme. Mientras no deja de advertir: “Pao es la que encara la logística, ella es decidida y directa. No sé cómo hace. Yo soy más ‘quedao’, a mí dejame en la cocina”. Y debe ser verdad… Pao no está en la casa porque está en el Zanjón supervisando la obra de la nueva fábrica.

Nos vamos de la cocina a las 3 de la tarde, sofocados por el calor pero contentos por la nota. A la noche seguramente nos vamos a llegar a la Cervecería Artesanal Del Barco para sentarnos en la barra, tomar unas cervezas y charlar con Martín mientras no para de tirar pintas. Seguramente armamos un partido de fútbol entre semana, ya que Raúl pidió uno. La familia y los amigos. La cerveza y el emprendimiento. Santiago del Estero tiene esas cosas.

 

Cervecería Artesanal Del Barco

SANTIAGUEÑOS con HISTORIA👉 Novios que dejaron sus trabajos en Buenos Aires porque querían volver a Santiago…🍻 Decidieron emprender con su cerveza artesanal y ahora tienen un bar en pleno centro, atendido por sus amigos, hermanos y ellos mismos 💪👏👏 Una historia de sacrificio y éxito: Cervecería Artesanal Del Barco 👏👏Dejales tu mensaje 👇

Publiée par Santiago del Estero NET sur samedi 27 janvier 2018

 

 

 

 

Facebook Comments

Te gusta? Compartílo con tus amigos

1
1 point

¿Cuál es tu reacción?

me divierte me divierte
0
me divierte
me asombra me asombra
0
me asombra
me interesa me interesa
0
me interesa
me enorgullece me enorgullece
1
me enorgullece
Elegir un formato
Story
Formatted Text with Embeds and Visuals
Meme
Upload your own images to make custom memes
Video
Youtube, Vimeo or Vine Embeds
Audio
Soundcloud or Mixcloud Embeds
Image
Photo or GIF
Gif
GIF format