La Virgen de Huachana, la patrona querida de un Santuario escondido en la frondosidad del monte santiagueño


1

La Virgen de Huachana es más que una figura religiosa, es parte de nuestra identidad y devoción. Cuenta la leyenda que allá por los tiempos remotos, unos lugareseños encontraron una imagen de la Virgen María, llamada Huachana, por eso su nombre. ¡Fue una señal divina, no me cabe duda!

Desde ese momento, la Virgen de Huachana se convirtió en la protectora y guía de los santiagueños. En los momentos difíciles, en las sequías o inundaciones, nos aferramos a su fe, pidiéndole su intercesión. Es como una madre que nos cuida y nos escucha, siempre al pie del cañón.

Cada 31 de Julio, se celebra su día con una festividad bien nuestra, llena de folclore y alegría. Los peregrinos de todas partes del país llegan caminando, en caballos o en carretas, ofreciéndoles sus agradecimientos y oraciones. ¡Es una fiesta que nos llena el corazón de emoción y fe!

Ese lugar se halla a más de 300 km de la capital provincial, de los cuales 70 de ellos se deben recorrer por un polvoriento camino de tierra. Esa distancia no les impide a los feligreses y turistas que viajan en auto, bus, bicicleta o a caballo para orar en el Santuario de la Virgen de Huachana.

Si vienes a Santiago del Estero, no podés perderte la oportunidad de visitar su santuario en Huachana. La iglesia es un lugar sencillo, pero lleno de devoción y cariño. La Virgen nos escucha en silencio y nos da esperanza en cada mirada.

La Virgen de Huachana no es solo una figura religiosa, es un símbolo de nuestra cultura y tradiciones. En cada rincón de la provincia, su imagen está presente, recordándonos que no estamos solos en esta travesía llamada vida.

Así que, si querés conocer un poquito más sobre la fe y el amor que tenemos los santiagueños por la Virgen de Huachana, no dudes en visitarnos. ¡Te recibiremos con los brazos abiertos y el corazón lleno de gratitud! ¡Viva la Virgen de Huachana y viva Santiago del Estero.


Te gusta? Compartílo con tus amigos

1